Llega a tu cuota desde casa.


Hacer ”Home office” no es algo nuevo, incluso de acuerdo a mi perspectiva, los vendedores deben pasar poco tiempo en la oficina y más tiempo haciendo trabajo remoto; por lo tanto, está situación no es, o no debería ser, algo desconocido.

Pese a lo anterior, muchos vendedores se están enfrentando por primera ocasión a estos retos y sin duda alguna todos los vendedores se convirtieron en “ejecutivos virtuales”.

Los principales retos que vivirás son:


  • Reuniones y presentaciones online.

  • Capitalizar el contenido.

  • Hacer seguimiento de todo lo que puedas.

  • Mantenerte positivo y enfocado.


Reuniones y presentaciones online.

Es indispensable tener una agenda muy ordenada y compartida con la organización para evitar perder el control de tu tiempo.

Debes recordar que una de las principales razones por las cuales los vendedores no alcanzan sus metas es que no son dueños de su tiempo, por lo que tener control de tu agenda significa tanto ser más productivo con tu tiempo cómo decir que no a las reuniones que se empalmen con momentos productivos de tu día.


Uso apropiado de las plataformas con tus prospectos.

El correcto uso de las plataformas apunta directamente al respeto del tiempo de los prospectos. Por lo tanto deberás:


1. Estar conectado 5 minutos antes de la hora de reunión. 2. Programar la reunión con el cliente y esperar su confirmación mediante correo electrónico. 3. Programar al menos 2 alertas para ti y para el cliente, lo recomendable será programar una 24h antes y la segunda 10min antes de la reunión.

Durante la reunión:

1. Utilizar los primeros 2 minutos para aclarar el propósito de la reunión. 2. Solicitar la autorización del cliente para grabar la sesión.

3. Termina como máximo 5min antes de la hora programada, todos agradecemos cuando las personas son respetuosas con nuestro tiempo.

Posterior a la reunión:

1. Revisar la grabación para estar seguro de cumplir compromisos o resolver dudas. 2. Enviar un correo al cliente con las dudas que hayan surgido.



Capitaliza tu contenido.

Sin importar tu giro ni el producto o servicio que vendas debes estar haciendo contenido y creando estrategias para capitalizarlo.

Recuerda que estamos en la era de la “infoxicación” y el cliente va a buscar sobre tu producto o servicio sin consultarte, por lo tanto, es mejor que encuentre información provista por ti o por tu empresa.

Si eres un vendedor individual, no necesitas apoyo de ninguna área para hacer este tipo de contenido, puedes usar la sección de artículos de LinkedIn, o una plataforma online para este propósito.

Usa bien el correo electrónico.

Si quieres conectar con tu prospecto vía correo electrónico hazlo sólo para agregarle valor, no pretendas que un cliente responda positivamente los correos interminables de venta.

A todos le gusta comprar, pero a nadie le gusta que le vendan.

Haz seguimiento de todo lo que puedas.

¿Qué puedes “trackear“ o “medir”? ¿Cómo percibir si el cliente está interesado si no lo puedo ver?

Usa métricas de todo lo que se puede conocer de la actividad en línea de tu prospecto:


  • Aperturas de correo electrónico.

  • Visitas al sitio web y comportamiento en él.

  • Vista de documentos.

  • Interacción con tus publicaciones.

Este tipo de métricas básicas te pueden dar un conocimiento del proceso de compra de tu cliente.


Lo que quiero lograr al invitarte a iniciar a medir esta actividad es que tengas la consciencia de todo lo que puede ser ”medible” en línea y comiences a adentrarte más profundo en las métricas que revisarás.


Mantente positivo y enfocado.

Trabajar remotamente no tiene porque atentar contra el cumplimiento de tu cuota, con simples hacks mentales puedes impulsar tu mentalidad positiva.

Vender en tiempos de cuarentena puede ser tan sencillo como: utiliza la tecnología que tienes a la mano y conoces, conecta con tus prospectos a través de redes sociales y comienza a vender.

8 vistas
  • Icono social LinkedIn
  • Facebook
  • Instagram

Me Choca Vender, todos los derechos reservados.

Av. de la República #9, Tabacalera, Cuauhtémoc, 06030 Ciudad de México.